El Espíritu Santo, Nuestro Consolador que procede del Padre

La palabra de Dios establece que nos fue enviado el Espíritu Santo para que sea quien intervenga en todas las situaciones ayudándonos a salir delante de los obstáculos.

Es un privilegio contar con la presencia del espíritu de Dios en nuestra vida, ya que nos da la fortaleza para consolar a los necesitados, así como nosotros hemos sido consolados.

el espiritu santo consolador

Si clamamos diariamente a nuestro Padre Dios para que su espíritu nos acompañe, podemos tener la seguridad de que contaremos con la protección divina que nos librara de todo peligro.

el espiritu santo salmos

El Espíritu Santo es quien nos aconseja, nos da valentía, revelación, sabiduría, nos muestra la salvación y nos sella para el día de la redención.

el espiritu santo dios

Una vez que somos salvos aceptando a Cristo, pertenecemos a Dios y el Espíritu Santo habita en nuestros corazones para siempre, convirtiéndonos así en Hijos de Dios.

el espíritu santo siempre

Él es nuestro guía, sin su presencia estaríamos expuestos a caer en errores y tentaciones.  Es quien nos conduce en nuestra vida espiritual y produciendo fruto para la honra y gloria de Dios.

La Manifestación del Espíritu Santo otorga la Victoria

Es esencial  para el creyente confiar en la manifestación del Espíritu Santo en nuestra vida,  que es lo que nos dará la victoria para pasar las situaciones más difíciles.

Esto nos confirma que tenemos quien nos respalda y podemos pedir ayuda en cualquier momento, sabiendo que El Espíritu Santo que nos fue enviado por Dios está siempre a nuestro lado.

Las manifestaciones del Espíritu Santo pueden ser muy diversas, pero siempre conducen a llevarte al triunfo dentro de los planes de Dios.

Dios quiere usar a los cristianos para auxiliar a los que sufren, pero para ello debemos ser llenos de la Unción de lo Alto y ser llenos de su Santo  Espíritu,  buscándolo siempre en oración.

Cuando obtenemos un triunfo nos produce un gozo y agradecimiento a Dios porque sabemos que todo se lo debemos a su intervención.

Contar con la presencia de Dios por medio de su Espíritu Santo es una gran bendición que debemos siempre agradecer y alimentarnos con oración y lecturas bíblicas constantemente.