Necesitamos buscar la Presencia de Dios mediante su Palabra

Todos tenemos momentos difíciles, pero si doblamos nuestras rodillas y buscamos la presencia de Dios, obtenemos el alivio a nuestras penas que solo Él nos puede brindar.

Meditar su palabra y tomar para nosotros las promesas que nos ofrece resulta un bálsamo milagroso para nuestras heridas y más profundas aflicciones.

Obtenemos el favor de Dios cuando buscamos agradarle, él nos ayuda, nos sustenta, si nos sentimos desmayar, él es quien nos fortalece y renueva nuestras fuerzas.

En las Sagradas Escrituras se establece que a todo aquel que cree en Cristo se le promete el perdón de sus pecados y la protección divina.

Dios nos promete ir delante de nosotros, por lo que no debemos temer mal alguno, ya que nunca nos dejara solos, por lo cual debemos rogar por su presencia y llevar una vida con agradecimiento y apegada a sus mandamientos.

Con toda la fe puesta en nuestro Salvador Jesucristo sabemos que solo él nos puede dar el auxilio y socorro que necesitamos en toda angustia y tribulación.

Textos Bíblicos de Bendición y Amor para los Hijos de Dios






Con estos textos bíblicos de bendición estaremos  disfrutando de las maravillosas palabras que nuestro Dios nos dejó para encontrar guía, consuelo y fortaleza.

Para seguir los pasos de Cristo necesitamos ese manual que es la Biblia donde obtenemos la sabiduría para llegar a la meta final que es la vida eterna en el Reino de Dios.

textos biblicos de bendicion paz

Siguiendo fielmente los mandamientos de Dios podemos tener siempre la esperanza de vivir eternamente en el lugar que Él nos prometió.

textos biblicos de bendicion cristo

Teniendo las promesas de que nuestro Dios poderoso siempre está con nosotros podemos vencer cualquier dificultad que se presente.

textos biblicos de bendicion esperanza

Cuando entregamos nuestra vida al servicio de Dios,  Él nos muestra y nos da todo lo que necesitamos, además de brindarnos una vida en abundancia de amor y gozo.

textos biblicos de bendicion jehova

Todo temor, duda o preocupación desaparece cuando entramos a la presencia de Dios y sentimos esa paz, gozo y tranquilidad incomparable y maravillosa.